¿Cuáles son los gastos e impuestos por la venta de una propiedad en España?

¿Cuáles son los gastos e impuestos por la venta de una propiedad en España?

¿Tienes una vivienda y quieres venderla? A continuación, en Nutual, te explicamos todos los gastos e impuestos que debes afrontar al vender tu vivienda.

En este artículo explicamos todos los gastos e impuestos que debes pagar a la hora de vender una propiedad. Además, te ofrecemos una solución alternativa que te permite vender tu casa mientras sigues viviendo en ella, reduciendo notablemente el pago de gastos e impuestos y obteniendo la máxima rentabilidad por el inmueble manteniendo su posesión.

Impuestos sobre la venta de inmuebles

En el proceso de venta de una vivienda, el vendedor debe de hacerse cargo de algunos gastos, así como asumir impuestos derivados de la ganancia generada por la venta de la propiedad.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

Este impuesto se aplica en un gran número de operaciones. El vendedor de la propiedad deberá declarar -al año siguiente- la ganancia obtenida por la venta del inmueble en la declaración de la renta. El tipo oscila según la ganancia:

  • Hasta 6.000€ un tipo del 19%
  • De 6.000€ a 50.000€ del 21%
  • Entre 50.000€ y 200.000€ del 23%

El IRPF solo se aplica si la persona que vende la propiedad obtiene beneficio económico. Es decir, si ha vendido el piso por más dinero del que lo compro en su día.

Impuesto sobre bienes patrimoniales (IBI)

Este impuesto se paga cada año, solo por el mero hecho de poseer una vivienda. No obstante, generalmente, a la hora de vender un inmueble este impuesto se reparte entre ambas partes, comprador y vendedor, según el tiempo en cada uno ha tenido la propiedad del piso.

Por ejemplo, si la venta se produce durante el mes de julio una parte se hará cargo del 50% del IBI de ese año mientras que la otra parte del restante.

El IRPF solo se aplica si la persona que vende la propiedad obtiene beneficio económico. Es decir, si ha vendido el piso por más dinero del que lo compro en su día.

Plusvalía Municipal (IIVTNU)

En su condición, el vendedor debe abonar este impuesto que grava el incremento del valor de los terrenos donde se encuentra la vivienda del vendedor. Se paga dentro de los 30 días hábiles siguientes a la venta de la casa. Al tratarse de un impuesto de carácter municipal, conviene verificar el plazo e importe ya que puede variar de un ayuntamiento a otro.

Gastos previos y al vender la vivienda 

A los distintos impuestos que se deben pagar durante la venta de la propiedad se le suman una lista de gastos derivados de la tramitación y documentación para el cierre de la operación.

Certificado energético

El certificado energético es un documento obligatorio para la venta de un inmueble que define las características energéticas y el consumo de un edificio en relación a los sistemas de calefacción, iluminación, refrigeración o agua caliente.

El precio del certificado energético gira en torno al 1,50€/m2, por lo tanto, en una vivienda de entre 50-100 m2 costaría de 60€ a 130€. Por otro lado, las viviendas unifamiliares o locales de menos de 50 m2 están exentas de tener el certificado energético.

Nota Simple

La nota simple de la vivienda es un documento en el que se define la situación jurídica del inmueble, donde se detalla si este está libre de cargas o no. No es un documento obligatorio aunque el comprador puede pedirlo.

Su solicitud es sencilla, se realiza en el Colegio de Registradores de la Propiedad y tiene un precio de 9,02€.

Cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad certifica que la vivienda es un inmueble apto para la residencia de personas y, por consiguiente, cumple los requisitos mínimos de habitabilidad que prevé la normativa vigente.

En Comunidades Autónomas como Cataluña o Navarra la Cédula de Habitabilidad es un documento obligatorio para la venta de una propiedad. 

El precio de este documento varía según la entidad que la emite y las tasas de cada ayuntamiento, pero, generalmente, oscila entre los 80 y 150 euros.

Si quieres vender tu vivienda, reducir el pago de impuestos y obtener la máxima rentabilidad por tu inmueble, la venta con alquiler vitalicio es para ti.

Contrato de arras

Una vez finalizados los trámites previos, se deben pagar una serie de gastos para cerrar la venta de la vivienda.

El contrato de arras es un documento que se firma en el momento de la compraventa donde vendedor y comprador pactan todos los detalles del acuerdo: precio de la vivienda, dinero para reservar el inmueble, plazo en el que se llevará a cabo la operación, reparto de gastos, etc.

Este documento es redactado por abogados por un precio de 100 euros aunque puede ser redactado por el mismo comprador o vendedor de forma gratuita.

Notaría y Registro de la Propiedad

Los gastos notariales son aquellos honorarios que cobra el Notario por la concesión de una escritura pública. Estos gastos se suelen negociar aunque, normalmente, los paga el comprador. No obstante, el Código Civil establece que es el vendedor quien debe hacerse cargo de los costes de la escritura pública y el comprador de los de la primera copia y sucesivas.

El importe a pagar por los gastos notariales se determina en función del precio del inmueble. Por otro lado, el comprador deberá inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad, coste que suele oscilar entre los 600 y 1.000 euros.

Comisión inmobiliaria

En caso de recurrir a una inmobiliaria para la venta de tu vivienda, se deberán pagar unos honorarios. Las comisiones, comúnmente, oscilan entre el 3% y el 7% sobre el precio de venta aunque actualmente las nuevas inmobiliarias online demandan entre 1.000 y 5.000 euros.

La venta con alquiler vitalicio, la forma ideal para pagar menos impuestos en la venta de tu inmueble

Entre las distintas opciones de venta de una propiedad encontramos la venta con alquiler vitalicio, una solución que agiliza la venta de la vivienda, reduce el pago de impuestos y permite obtener la máxima rentabilidad del inmueble mientras se disfruta de él.

La venta con alquiler vitalicio consiste en la venta de la vivienda con un simultáneo contrato de arrendamiento que garantiza que el interesado pueda seguir viviendo en la propiedad todo el tiempo que quiera. 

Este producto va destinado para aquellos mayores de 65 años que quieren obtener liquidez durante la jubilación. Al ser mayor de 65 y tratarse de la vivienda habitual está exenta de tributar por IRPF la ganancia patrimonial obtenida por la venta.

Además, el vendedor no asume los gastos de tasación, notaría y registro así como el Impuesto de Transmisión Patrimonial. De este modo, solo tiene que pagar la plusvalía municipal ya que ese impuesto siempre corresponde al vendedor.

Si quieres vender tu vivienda, reducir el pago de impuestos y obtener la máxima rentabilidad por tu inmueble, la venta con alquiler vitalicio es para ti.