Alternativas a la residencia de mayores

alternativas a la residencia de mayores

La crisis generada por el COVID-19 ha afectado a las residencias para mayores ya que, lamentablemente, una gran proporción de las muertes durante la pandemia se han producido en este tipo de centros. Por otro lado, las duras restricciones en estos centros han dejado aisladas y en situación de soledad a muchas personas mayores.

No obstante, el aumento de los costes, la disminución de los ingresos y la falta de ahorro provoca que el modelo actual de atención residencial a la tercera edad sea insostenible.

Al mismo tiempo, existe una oposición generalizada entre las personas mayores al traslado a una residencia de ancianos. Afortunadamente, surgen alternativas a los centros tradicionales de atención a la tercera edad que promueven la conexión social, maximizan la independencia económica y evitan la soledad.

Cohousing o Coliving

Este sistema originario en los años ochenta, consiste en la creación de comunidades mediante la construcción de casas, zonas comunes y servicios de primera necesidad en un terreno reducido para personas mayores que quieren envejecer acompañadas.

Los residentes tienen sus propias casas que rodean espacios compartidos donde la gente puede reunirse, comer juntos y compartir recursos. Normalmente estos espacios están gestionados por cooperativas que ceden el usufructo de sus instalaciones.

En la actualidad, esta solución no es muy utilizada en España ya que supone un cambio de vida demasiado grande para personas de avanzada edad.

Productos como la venta con alquiler vitalicio pueden convertirse en un alternativa ideal y real, ya que te permiten costear estos servicios y seguir disfrutando de tu vivienda.

Centros y clubes de participación social

Son centros diurnos que ofrecen servicios sociales con el propósito de promover la convivencia de los mayores y facilitar su integración social. Se realizan actividades artísticas, recreativas y socioculturales. En España existen más de 4.000 centros de este tipo.

Esta solución suele encajar para personas muy independientes que buscan socializar durante el día. Normalmente, aquellas personas que se plantean entrar a una residencia de mayores buscan otro tipo de alternativas.

Cuidados a domicilio

Los servicios de atención domiciliaria pueden ayudar a alguien que esté envejeciendo, gestionando problemas de salud o tenga alguna discapacidad y necesite ayuda para vivir de forma independiente.

La atención domiciliaria puede incluir ayuda en las actividades diarias como vestirse y bañarse, realizar con seguridad las tareas de casa, acompañamiento o servicios de terapia y rehabilitación.

Esta solución es la preferida de aquellas personas mayores que quieren ser atendidas y seguir viviendo en la que siempre ha sido su casa. No obstante, los costes asociados a esta opción son altos y se necesita liquidez para cubrir estos servicios.

Por ello, productos como la venta con alquiler vitalicio pueden convertirse en un alternativa ideal y real, ya que te permiten costear estos servicios y seguir disfrutando de tu vivienda.

Teniendo en cuenta la falta de ingresos y la escasez de ahorros en la tercera edad, la venta con alquiler vitalicio se erige como la solución perfecta mediante la que obtener liquidez y disfrutar de los servicios comentados.

Venta con alquiler vitalicio

Teniendo en cuenta la falta de ingresos y la escasez de ahorros en la tercera edad, la venta con alquiler vitalicio se erige como la solución perfecta mediante la que obtener liquidez y disfrutar de los servicios comentados anteriormente.

La venta con alquiler vitalicio consiste en la venta de la vivienda con un simultáneo contrato de arrendamiento que garantiza que el interesado pueda seguir viviendo en la propiedad todo el tiempo que quiera.

La venta con alquiler vitalicio destaca como una de las alternativas más justas, transparentes y rápidas del mercado. El cliente recibe el dinero el mismo día de la firma, puede abandonar su vivienda cuando quiera e incluso obtener un importe adicional por ello.