Cómo utilizar el capital inmobiliario durante la jubilación

Cómo utilizar el capital inmobiliario durante la jubilación

Con la jubilación en el horizonte posiblemente te surjan distintas preguntas sobre tu futuro. ¿Podré vivir con mis ahorros actuales?. ¿He ahorrado suficiente?. Ante estas dudas, pocas ocasiones contemplamos utilizar el capital de la vivienda. A continuación, en Nutual te explicamos distintas formas de utilizar tu patrimonio inmobiliario para disfrutar de tu jubilación.

En la mayoría de casos, la vivienda es el mayor activo que poseen las personas jubiladas. Sin embargo, un gran número de personas no contemplan su casa como una posible inversión mediante la que obtener liquidez durante la jubilación.

Artículo recomendado: Cómo saber el valor de tu vivienda

El capital inmobiliario tiene posibilidades financieras muy amplias, incluso para aquellos que aún no han pagado la totalidad de su vivienda. Además, con el paso de los años la vivienda en España se está revalorizando lo que provoca que un alto porcentaje de casas valgan más de lo que costaron originariamente.

A continuación, te explicamos distintas maneras de capitalizar tu patrimonio inmobiliario para disfrutar de tu jubilación.

Alquilar la propiedad

Alquilar la vivienda es una opción óptima para aquellos propietarios que están dispuestos a abandonar su vivienda. Se puede alquilar a corto plazo mediante estancias vacacionales o a largo plazo. Incluso también es posible alquilar una habitación o mediante alquiler de habitaciones para aquellos que no quieran abandonar su casa.

Vender y comprar una vivienda menos costosa

La compra de una vivienda más pequeña puede estar justificada por una necesidad financiera, una elección de estilo de vida o una necesidad vital como puede ser el caso de un jubilado con movilidad reducida.

Asimismo, vender en un lugar y comprar en otro menos costoso puede producir un mayor flujo de caja. El ahorro será aún mayor si la vivienda se encuentra en una zona de menor coste.

La venta con alquiler vitalicio permite a los mayores de 65 años acceder hasta el 85% del valor de su vivienda, teniendo así liquidez para disfrutar de su jubilación mientras siguen disfrutando de la que siempre ha sido su casa.

Pedir una hipoteca inversa

Una hipoteca inversa es un préstamo que permite a los propietarios mayores de 65 años o más pedir un crédito sobre el valor de una vivienda. Los propietarios pueden obtener la liquidez a través de un solo pago o a través de desembolsos mensuales.

Esta solución puede ser compleja y no siempre una buena opción. A día de hoy un préstamo garantizado con una hipoteca que recae sobre la vivienda habitual supone unos intereses anuales cercanos al 6%. Además, los herederos deben afrontar el pago de la deuda generada por el préstamo que, normalmente, se liquida malvendiendo la casa.

Vender la vivienda manteniendo su posesión

La venta con alquiler vitalicio consiste en la venta de la vivienda con un simultáneo contrato de arrendamiento de duración vitalicia que garantiza que el interesado pueda vivir en su casa el tiempo que quiera y por un precio fijo.

Se trata de un producto que permite a los mayores de 65 años acceder hasta el 85% del valor de su vivienda, teniendo así liquidez para disfrutar de su jubilación mientras sigue disfrutando de la que siempre ha sido su casa.

Un porcentaje del importe de la compraventa va destinado a una bolsa de alquiler para que el vendedor no deba preocuparse de afrontar los pagos del alquiler. Por otro lado, cabe destacar que en caso de abandonar la vivienda antes de tiempo, el mismo vendedor o herederos recibirán el restante de la bolsa de alquiler.

Calcula cuánto puedes obtener por tu vivienda

  Ático